• Paola Fernández De Soto

Autoregulación en el TDAH

Actualizado: 7 oct 2018




Todo el procesamiento de la información es emocional. La emoción es el nivel de energía que impulsa, organiza, amplifica  y atenúa la conducta. Pero esta energía es regulada a través de las funciones ejecutivas, quienes le dan la forma y configuran el comportamiento final.

Los sujetos con TDAH tienen dificultades en el manejo de las emociones, debido a un déficit neurobiológico. Por ello, estos viven con mayor intensidad y durante más tiempo, llegando a tener incluso explosiones emocionales. En estos casos invaden todo el "sistema" y dificulta el poder atender a otras cosas.

Debido a que los sujetos con TDAH tienden a procesar la información de una forma emocional vs. Racional, para poder aprender de la experiencia necesitan que ésta les haya impactado mucho.


Los estados emocionales en el TDAH

A menudo los afectados por TDAH se les catalogan de excesivamente intensos, o por el contrario de excesivamente apáticos. Esto se debe a que existe un déficit en la regulación de las emociones que en ocasiones se produce por exceso (hiper expresión emocional) y otras por defecto (aplanamiento afectivo).

A menudo observamos que los sujetos con TDAH se muestran muy insistentes y persistentes cuando desean algo, muy eufóricos cuando están alegres, muy sensibles cuando están apenados, presenta reacciones explosivas cuando sienten rabia, y en otra ocasiones no son capaces de manifestar pena, o se bloquean ante el miedo, el sufrimiento, etc.

Estas dificultades en la gestión emocional añadidas a los dificultades en la expresión emocional y las dificultades en la comunicación, hace que las reacciones emocionales a veces sean excesivamente motoras o verbales (explosiones o catarsis emocionales.)

A veces estos estados emocionales tan intensos, provocan trastornos afectivos como trastornos de la ansiedad o estados depresivos.

Por otra parte la MOTIVACIÓN también es una emoción. En ocasiones los TDAH presentan una pasión o una hiperfocalización sobre algo, mostrado un rendimiento extraordinario.

La Motivación es por tanto una estimulación interna, resultado de una necesidad que activa una conducta orientada a satisfacerla.

El factor Común: la emoción es como un virus informático: la emoción ocupa demasiado espacio cerebral, no dejando espacio para otros intereses por prioritarios que sean.

La intensidad emocional reduce la sensibilidad frente a la información adicional relevante. Los sujetos con TDAH reaccionan de forma exagerada a las emociones negativas como la  frustración, el dolor, el sufrimiento, la pérdida, las preocupaciones, etc. Es como cuando en una orquesta los instrumentos de viento tocan muy alto y durante mucho tiempo, que dejan de percibirse el resto de instrumentos y solo se aprecian los de viento.


Dificultad en la autorregulación de las emociones en el TDAH

La función más importante de nuestro lenguaje es crear en la mente un modelo o una imagen  del Mundo sobre el que podemos actuar y manejar.

Analizamos cada detalle, establecemos líneas de actuación y anticipamos los resultados que obtendremos, todo ello sin tener que llevar a cabo ninguna acción, simplemente manipulando esa información en nuestra cabeza.

En cada situación podemos elegir el camino que mejor nos parezca antes de seguirlo.

Las emociones condicionan nuestra conducta, si estoy enfadado o preocupado o nervioso, me será difícil sentarme a estudiar. Si siento rabia, me rebelaré contra las normas, si tengo miedo me costará iniciar una acción novedosa, etc. De tal modo, que nuestro estado emocional regula nuestro comportamiento. Si no somos capaces de regular nuestras emociones no seremos capaces de regular nuestras conductas.

En el TDAH esa función regulatoria "falla". Por eso, es fundamental entrenar en el manejo del lenguaje interno, es decir en el entrenamiento de las autoinstrucciones :"si me pongo nervioso voy a hacer mal la actividad", "tengo que intentar no enfadarme porque si no me van a castigar", "es mejor que no diga esto ahora, porque me puedo meter en un problema", "aunque no me apetezca, es mejor que pida perdón por lo que he hecho", etc.


Este artículo lo puedes leer en su versión original haciendo click en el siguiente enlace https://www.fundacioncadah.org/web/articulo/autorregulacion-emocional-en-el-tdah.html

48 visualizaciones0 comentarios